El hombre se hace viejo porque deja de jugar
831
post-template-default,single,single-post,postid-831,single-format-standard,cookies-not-set,qode-social-login-1.1.3,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

El hombre se hace viejo porque deja de jugar

Por Elisa Martínez Benito, Consultora Financiera y CEO de Finanpolis http://www.finanpolis.com

Enseño finanzas jugando. Algunos dirán que es un oxímoron (palabras con significado contradictorio u opuesto) pero para mí significa Innovación.

La innovación según la wikipedia: Es un proceso que consiste en convertir un problema o una necesidad en una solución.

¿Y no son las finanzas un problema para mucha gente? Si algo he aprendido durante toda mi vida laboral, es que las personas que no son financieras de profesión les tienen respeto y no preguntan por temor a parecer ignorantes. ¿Por qué?

Nadie nos explica las cosas como si fuéramos niños. Cuando queremos aprender temas tan arduos como las finanzas, las explican con palabras técnicas, detrás de una mesa y con una presentación infumable.

Venimos de un sistema educativo donde preguntar no estaba bien visto y la figura del profesor era de respeto y miedo. Salvo algunas excepciones, las clases continúan siendo aburridas y con un temario del siglo pasado.

  • ¿Por qué el sistema educativo no está adaptado a la realidad del mercado?
  • ¿Por qué la tasa de abandono escolar es la más alta de la UE?
  • ¿Por qué no se enseña mediante la reflexión en lugar de la memorización?
  • ¿Por qué cada ministro cambia el modelo de educación?
  • ¿Por qué no se enseña educación financiera?

Quizá a los gobernantes ya le está bien tener un pueblo que no se cuestione demasiado las cosas. Ya lo dijo el Che:

“Un pueblo ignorante, es un pueblo fácil de engañar y manipular”.

Pero la sociedad avanza, cada vez tenemos más información y las necesidades cambian. Los jóvenes de hoy en día tienen muchos más estímulos que los que tuvimos nosotros, pueden estar viendo la televisión y jugando a la vez. Son incapaces de permanecer más de 10 segundos sin hacer nada.

¡Y luego les pedimos que se estén en una clase sentados y atentos durante una hora! Eso sí que es un oxímoron.
 
Así que, viendo todo esto, decidí enseñar finanzas básicas jugando. Lo hago con sencillos y tradicionales juegos, doy recompensas, se fomenta el trabajo en equipo y los valores esenciales.

Los “expertos” dirían que uso técnicas de gamificación y ludificación. ¡Pues sí!, pero para el resto de mortales las enseño de manera sencilla y divertida.

  • Jugando de modo responsable y dinámico pero sin llegar a perder la exigencia consigues:
  • Aprender reflexionando, no memorizando
  • Hacerte perder el miedo
  • Al jugarse en grupo se refuerzan los valores de equipo
  • Las finanzas dejan de ser aburridas
  • Jugar implica y motiva
  • Aprender vocabulario financiero sin darte cuenta
  • La práctica te hace sentir seguro
  • Jugar aporta y fija conocimientos

El hecho de utilizar el juego como herramienta de enseñanza hace que las personas se dejen llevar por el componente emocional del juego, la mente se relaja y el aprendizaje se incorpora con mucha más facilidad.

Como dijo Bernard Shaw: “El hombre no deja de jugar porque se hace viejo, si no que se hace viejo porque deja de jugar.”

Artículo de Elisa Martínez Benito publicado en el Periódico Digital Sección Económica