fbpx
 
Dinero y Pareja
Después de la infidelidad, las peleas por dinero son la segunda causa de divorcios. Es curioso que vivimos en una sociedad centrada en el consumismo y el dinero, pero no está bien visto hablar sobre él.
2842
post-template-default,single,single-post,postid-2842,single-format-standard,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Dinero y Pareja

Dinero y pareja

Dinero y Pareja

Un estudio de la organización Ramsey Solutions indicó que, después de la infidelidad, las peleas por dinero son la segunda causa de divorcios.

Es curioso que vivimos en una sociedad centrada en el consumismo y el dinero, pero no está bien visto hablar sobre él.

Cada persona tiene su forma de gastar y ahorrar, influenciada por sus creencias y valores, y a la vez, está limitada por sus ingresos, trabajo, nivel de vida, cultural y estado emocional.

Es por esto que, al vivir en pareja, plantearte hablar de dinero puede ser una de las conversaciones más difíciles e incómodas que tendrás.  Sin embargo, es importante conocer y definir cómo vais a funcionar para evitar conflictos.

Generalmente, cuando hablamos con nuestra pareja de finanzas, cometemos 3 errores:

Mentir acerca de cuánto ganas y/o sobre tus deudas. Si quieres crear un presupuesto en común debes ser sincero para saber con qué puede contar la nueva familia.

No tener objetivos en común: vehículos, viviendas, viajes, ahorros, gastos… Es importante conocer los hábitos de consumo de cada persona y sus prioridades vitales.

No controlar los gastos de la familia: gastar el dinero sin llevar un control o un presupuesto, puede generar mucho estrés y discusiones, ya que al final de mes, el desorden de las finanzas no permitirá crecer tu patrimonio y puede aumentar tus deudas.

¿Qué pasa cuando llega final de mes y no hay dinero? ¿De quién ha sido la culpa?

Es difícil tratar de unir dos personas con diferentes actitudes sobre el dinero para gastarlo como unidad, por eso es importante tener esa conversación lo antes posible. Aquí te dejo algunas preguntas para que podáis empezar a comentarlas:

¿Cuáles son nuestros objetivos? Podéis preguntaros si os interesa ahorrar, en qué queréis gastaros el dinero eventualmente, si queréis compraros una casa o coche, si os apetece viajar o seguir estudiando. Se trata de ver qué os interesa a nivel económico y cuáles son vuestros sueños.

¿En qué estamos de acuerdo? Una vez veáis los objetivos comunes, podéis ponerle valor, ponerlo en el tiempo y hacer una lista de prioridades. Es decir, si lo primero en la lista es ahorrar para la universidad de los hijos, y al cabo de un tiempo, la otra persona quiere comprarse un coche, se podría mencionar esa lista y reajustar el acuerdo.

¿Cuánto dinero necesitamos cada mes para cubrir todos los gastos? Deberéis cuantificarlos, no solo los mensuales, sino también los anuales (cómo los seguros o libros escolares).

¿Cuánto dinero aporta cada persona? Una de las maneras más habituales de funcionar cuando se vive en pareja, es mantener cierto dinero por separado y tener una cuenta conjunta para asumir los gastos diarios e incluso una cuenta de ahorro para los viajes, coches, etc. Esa “independencia financiera” hace que las personas no tengan que pedir permiso cuando quieran gastarse algo. Lo que aporte cada una a las cuentas conjuntas, dependerá de lo que se decida. Normalmente en función de los ingresos. Por eso es tan importante la sinceridad.

¿Cuánto dinero vamos a ahorrar? Deberíais definir el importe o porcentaje a ahorrar cada mes para conseguir crear el “colchón de emergencia” o para conseguir esa lista de objetivos que os habéis marcado.

¿Qué pasa si una de las personas se queda sin ingresos? Este es uno de los errores que comenten las parejas. No se habla de ello hasta que ocurre, y acostumbra a crear un grave conflicto. Para evitar discusiones posteriores os recomiendo dejarlo claro de antemano.

La situación actual, ha provocado que muchas familias tuvieran que reajustarse a nivel económico. Se tarda hasta seis meses en adaptarse mentalmente, pero no puedes estar este tiempo gastando al mismo nivel y hay que reaccionar rápidamente. Olvídate del tabú, y habla de dinero con tu pareja.